Navalperal - Casa Grande - Las Encinas - Matacabrones - La Cañada - Navalperal 17-09-2017

DATOS DE LA RUTA


HORA DE SALIDA: 09:03
HORA DE LLEGADA: 13:46
TIEMPO DE PEDALEO: 03:03
TIEMPO TOTAL EMPLEADO: 04:43
DISTANCIA RECORRIDA: 63.0 Kms.
SENTIDO DE REALIZACIÓN:

No hay descripción disponible para esta ruta

ASISTENTES: (12)

 

Ver perfil del ciclista
Armando Esteban
Ver perfil del ciclista
Carlos (Chais)
Ver perfil del ciclista
Carlos Femenias
Ver perfil del ciclista
Ivan Esteban
Ver perfil del ciclista
Jesús Antonio
Ver perfil del ciclista
Jesus Hernando
Ver perfil del ciclista
Maxi
Ver perfil del ciclista
Miguel (Molón Marciano)
Ver perfil del ciclista
Oscar Macayo
Ver perfil del ciclista
Pablo
Ver perfil del ciclista
Paco (Emeterio)
Ver perfil del ciclista
Ramses

caídas en la ruta: (0)

pinchazos en la ruta: (0)

averías en la ruta: (0)

Hola a todos.

Como casi cada vez que me acerco a ver qué tal van los Eskaladores, lo primero después del saludo es: “te toca la crónica”; joder, también es casualidad, otra vez.

Lo siguiente es ver quién hace la ruta y, ante la duda, vuelven a mirarme a mí… pero si no me avisan con tiempo yo no soy capaz de guiar a nadie, si me pierdo con el GPS!!

Menos mal que aparece el cumpleañero con ganas de marcha y dice “Vamos a subir Matacabrones” y vamos y le hacemos caso. Porque era su cumple, que sino… ah, Felicidades Maxi por tus 27 años recién cumplidos, o 28, o … los que tu quieras, que para eso eres el Alkalde, qué cojones!

Arrancamos con la tranquilidad habitual y salimos por los Matizales esperando a ver si llega el que falta: Molón, después de batir el récord Guiness de consumo de alcohol en una noche decide desintoxicarse apretándonos las tuercas con la bici. No perdona una, es un vicioso.

Llegamos a la entrada de Navalperal y giramos a la izquierda para bajar al túnel que cruza la carretera y tirar hacia Casa Grande; como vamos un poco desperdigados, unos tiramos para el basurero de Navalperal y el resto sigue el camino clásico, pero nos encontramos en Casa Grande tras unos minutos de incertidumbre.

Bajamos al Canto de Benavides y subimos por el senderito hasta la Cuerda en vez de cruzar el pradito de los cardos, que es muy aburrido, y así vamos calentando un poco.

Un tramo de bajada por el Camino del Quintanar, subimos por Las Encinas y enfilamos el plato fuerte del día: Matacabrones.

Tras una fuerte disputa por la posición y ver quién arranca primero, cada uno sube como puede sorteando las carcaveras que nos han regalado las tormentas del verano. Todos subimos bien salvo Paco Emeterio que lleva la bici echa un asco y no entendemos cómo ha conseguido subir con ese hierro oxidado. Reunido el gabinete de crisis, se aplican los primeros auxilios y el muchacho no deja de dar saltos de alegría toda la mañana, como una moto iba.

Bajamos hacia los pilones para almorzar un poco y seguimos bajando por el Camino del Quintanar en dirección a San Bartolo, cruzamos la carretera y giramos a la derecha para subir por una pista bastante agradable que yo no conocía y que nos lleva de vuelta hacia La Cañada. En la salida de nuevo a la carretera se nos pierde una oveja que iba un poco descarriada, pero conseguimos que vuelva al redil sin demasiados problemas.

Cruzamos La Cañada y volvemos por el camino de toda la vida sorteando la presa de Navalperal y dejando que Ramsés se vaya llevando todos los KOM que se crucen en el camino, que venía con hambre de bici después de las vacaciones.

Última parada: El Saúco (el bar, no la fuente). El chavalín que cumple años nos invita a unas cervezas adornadas con jamoncito, paella y buen rollo para terminar bien la ruta.

Como el nivel va subiendo, no ha habido caídas ni percance alguno digno de mencionar, así que habrá que poner una rutita un poco divertida la próxima vez que me sugieran tomar las riendas a ver qué pasa, je, je.

Hasta la próxima.

(escrito por Pablo)


nº fotos/pág.

1/2




nº fotos/pág.