Vuelta al Monte de Viñuelas (con variantes) - (Nocturna) 06-10-2017

DATOS DE LA RUTA


HORA DE SALIDA: 08:58
HORA DE LLEGADA: 00:43
TIEMPO DE PEDALEO: 02:58
TIEMPO TOTAL EMPLEADO: 15:45
DISTANCIA RECORRIDA: 41.2 Kms.
TEMPERATURA MEDIA: 16 ºC ( mín.: 11 ºC máx.: 26 ºC ).
SENTIDO DE REALIZACIÓN: inverso

OBSERVACIONES: Ruta en sentido inverso que sustituye al Anillo Verdes debido al buen tiempo reinante, casi veraniego. De manga corta toda la ruta. Caida terrorífica de Adolfo en la Dehesa de Sanse, sin consecuencias graves.
Vídeo grabado por Flu

Ver descripción de la ruta realizada

ASISTENTES: (13)

 

caida
Ver perfil del ciclista
Adolfo
Ver perfil del ciclista
David Jiménez
Ver perfil del ciclista
David Verdes
Ver perfil del ciclista
Emilio
Ver perfil del ciclista
Flu
Ver perfil del ciclista
Gonzalo Delgado
Ver perfil del ciclista
Goyo
Ver perfil del ciclista
Ignacio Ibarrola
Ver perfil del ciclista
Javi Iglesias
Ver perfil del ciclista
Javi Ignacio
Ver perfil del ciclista
Javi Sánchez
caida
Ver perfil del ciclista
Juanjo
Ver perfil del ciclista
Manuel Díaz

caídas en la ruta: (2)

pinchazos en la ruta: (0)

averías en la ruta: (0)

Mi segunda ruta nocturna, hacia un año que no hacía ninguna ruta nocturna y además me apetecia salir con la bici y ver al grupo otra vez. Lo de la crónica sabia que no me salvaba nadie, asi que ya lo tenia asumido.

Última ruta nocturna de la temporada. Deseada por algunos, “odiada” por otros pocos. En realidad es una forma distinta de hacer MTB, con algún dificultad añadida, que con una/s buena/as luz/ces no se pueda remediar. Y es que como vamos comprobando en estas ocasiones, el que lleva una buena luz, coincide en que no es mucho más difícil poder desenvolverse con cierta facilidad en la oscuridad. Lo que yo creo es que alguno no tiene muchas luces ni de día ni de noche (jeje). En definitiva es como en la Fórmula 1. La gran mayoría de las carreras son de día, pero también las hay de noche ... para todos los gustos.

Bueno al lio, viernes caluroso de principios de Octubre pero afortunadamente con algo menos de calor que los días precedentes. Se agradece.

A pesar de estar a inicios de Otoño, nos juntamos un buen número de asistentes, aunque no somos todos los que estamos ni estamos todos los que somos.

El punto de encuentro en esta ocasión ha sido  en la sede oficial o lo que es lo mismo en el club de campo,

Trece ciclistas para disfrutar de ésta ruta, todos los asistentes ya son expertos en este tipo de rutas, unos más que otros, claro, el que suscribe no ha hecho muchas pero puedo asegurar que es una experiencia que merece la pena.

Tras una espera ligeramente mayor de lo habitual, a Iglesias y a Manuel que tardaron en salir de Boxes (y por poco no les obligan a salir del Pit Lane con un Stop and Go), nos fuimos en dirección a Fuente el Fresno.

Afrontamos ahora una de las partes más bonitas de la ruta, el sendero entre la tapia del Monte de Viñuelas y una alambrada metálica que nos conducirá, a una considerable velocidad, hasta la Urbanización Ciudalcampo.

En el sendero pegado a la tapia que sale de CiudalCampo, algún piloto colosal demostró conocer el terreno a la perfección, marcando la trazada por el sitio exacto ... está hecho un Hamilton de la MTB (no lo digo por lo de negro, eh!!). Aquí se nota quién se da muchas vueltas de entrenamiento y luego consigue buena clasificación en la Q1.

Otros, como Gonzalo y como yo encontramos con facilidad los recorridos más bacheados dejando los pasillos francos a nuestro lado, mientras atravesamos nubes de mosquitos.

Íbamos tan deprisa (en las pistas potseiores) que no hicimos la parada programada por los ingenieros de carrera en el lugar habitual para el avituallamiento. La hicimos después de pasar el segundo puente elevado, a la altura del cementerio de La Paz

Nada más cruzar la autovía, avituallamiento. No puede ser de otra manera, ya que si no lo hacemos así, con lo corta que es ruta y el buen ritmo que llevamos, nos volvemos a casa con la merienda. Los chistes junto al cementerio son los de siempre, que si hemos traido fiambre, etc.

Nos adentramos en plena Dehesa Boyal. Aquí ya se podía apreciar la potencia de nuestros focos, que nos permitían bajar a gran velocidad (casi como de día).

La ausencia de luz trae como consecuencia que no medimos correctamente la magnitud de las cuestas ya sea en subida o bajada y nos permitirá completar una ruta con velocidad en movimiento superior a los 19 km/h, algo no muy común para los habituales al pelotón de los torpes, pero cuidado que el 'colosal' esfuerzo que ello requiere va a suponer una pequeña rotura de fibras a alguno que otro que pagará a los pocos dias en la ruta siguiente.

Bajada hasta el arroyo de arena y desde ahí subida para a continuación salirnos del track marcado por el jefe de carrera que no vino porque no tiene luces y porque no le gusta (eso dice, pero creo que no le dejan).

El jefe de carrera sustituto decide tomar un sendero que no está marcado en el track (o eso me dijeron porque yo no llevaba track para verlo). Este sendero es divertido de día y de noche, para mí más de noche, porque evita los típicos senderistas o corredores que lo frecuentan habitualmente y además con las luces y la velocidad a la que se puede recorrer no presenta ninguna dificultad, pero le da un atractivo diferente. La opinión de todos los pilotos participantes, y de sus escuderías, creo que coincide con la mía (al menos los que me hicieron luego algún comentario al respecto).

El problema es que en un momento dado nuestro experto en senderos, Juanjo, sufre de un pequeño episodio de 'estiramiento de manillar'. El susodicho decide rozarse con una rama lo que causa una pérdida de grip en la rueda delantera y parcela al uso. O eso me han contado, porque lo realmente malo es que ninguno lo vimos. ¿Como es posible que en un tren nocturno perdamos a un integrante por caida y NADIE se dé cuenta ?  Esto no es para estar orgulloso, no.  Después de una espera llamando a los teléfonos consigue encontrarnos a mitad de encinar. Poco antes un grupo de tres noctabikers pasan por nuestro camino, posiblemente esperaban sin éxito a Alejandro para llevárselo al huerto. El caso es que una vez reagrupados continuamos y acabamos los encinados senderos.

Ya con más de la mitad de ruta realizada no dirigimos a una zona de monte bajo, creo que eran encinas, se lo tendremos que preguntar a Adolfo que para ver la cantidad de arena que había en el suelo y qué tipo de matojos tenía el entorno, se tiró al suelo para verlo más de cerca. A mí que vió la torrentera y creyó que podía aparcar su negrita como en culo de nudista, pero es que había una raíz en la misma y honestamente ... la caida, anunciada por frenazo guijarroso, tuvo una sonoridad de 8 en la escala Monseñor. Menos mal que los de Avila son duros, y nada hubo que lamentar.

Bajada vertiginosa a las urbanizaciones y acabamos tras el puente de Viñuelas haciendo todos la subida pestosa junto a la tapia, pero la hacemos por donde duele. De allí más Fuente del Fresno, más velocidad y que pedaléese quién pueda que pasando volados junto a las caravanas que esperan las carreras de cabezones del dia siguiente entramos ya en la base, donde nos esperan cervezas, fotos tontas, y donde luego apareció el Alcalde a departir con nosotros. Y allí estuvimos hasta las tantas de la noche en la que, tras nunca vista orgía de triglicéridos mediante, cerramos un Sr. encuentro.

PD: Hugo, pedazo de marika, otra que te echas para atrás, que se puede follar y dar pedales, que luego ralentizas el grupo,, jejejejejejeje.

(Agradecimientos especiales a SS, FL, JI y JS.)

(escrito por Emilio)


nº fotos/pág.

1/60


Inicio en club de Campo


Inicio en club de Campo


Inicio en club de Campo


Arrancamos, por Fuente del Fresno


Arrancamos, por Fuente del Fresno


Pistas Soto Viñuelas


Urbanización Ciudalcampo


Urbanización Ciudalcampo


Urbanización Ciudalcampo


Escerebrao bajo el influjo de la luna


nº fotos/pág.