Vuelta al embalse de El Atazar desde El Berrueco 09-11-2017

DATOS DE LA RUTA


HORA DE SALIDA: 08:59
HORA DE LLEGADA: 13:18
TIEMPO DE PEDALEO: 03:59
TIEMPO TOTAL EMPLEADO: 04:19
DISTANCIA RECORRIDA: 44.5 Kms.
TEMPERATURA MEDIA: 6 ºC ( mín.: 4 ºC máx.: 11 ºC ).
SENTIDO DE REALIZACIÓN: habitual

OBSERVACIONES:
Vídeo grabado por Flu
Vídeo grabado por Ignacio Ibarrola

Ver descripción de la ruta realizada
Ver mapa del recorrido realizado
Ver perfil del recorrido realizado
Ver informe IBP
Descargar track de GPS

ASISTENTES: (13)

 

caidapinchazo
Ver perfil del ciclista
Alejandro Benito
Ver perfil del ciclista
Emilio
Ver perfil del ciclista
Flu
caida
Ver perfil del ciclista
Gonzalo Delgado
Ver perfil del ciclista
Goyo
Ver perfil del ciclista
Hugo Aguirreche
Ver perfil del ciclista
Ignacio Ibarrola
Ver perfil del ciclista
Javi Iglesias
Ver perfil del ciclista
Javi Sánchez
Ver perfil del ciclista
Juan Pablo
Ver perfil del ciclista
Pepe Herrera
Ver perfil del ciclista
Víctor
caida
Ver perfil del ciclista
Waka

caídas en la ruta: (3)

pinchazos en la ruta: (1)

averías en la ruta: (0)

Jueves, día de Nª Sª de la Almudena, patrona de Madrid. Mi compañero de viaje, Adolfo, no ha podido venir, pues no es fiesta en Sanse. ¡Sorpresa! Hugo ha venido a Club de Campo y me dice que su novio, Alfonso, también va a venir. Pego un salto de alegría, pues éste me salva de la crónica.

Llegamos al origen de ruta: El Berrueco.

El origen del término de El Berrueco parece deberse, según diferentes fuentes, al cerro de granito que domina el núcleo de población por el norte. De hecho, la palabra "berrueco", significa literalmente "peñasco rocoso". La picota, situada en la Plaza Consistorial, es el elemento más representativo de El Berrueco. De los 178 pueblos de la Comunidad de Madrid, es éste el único que la conserva. Se cree que remonta su existencia como rollo o columna al año 1000 y como picota al siglo XVI. La picota representaba en tiempos pasados un signo de jurisdicción penal sobre la que se exponía a los reos y las cabezas o cuerpos de los ajusticiados por la autoridad civil.

Preparativos. Va llegando la gente. Alfonso no llega. Me toca la crónica.

Nos ponemos en marcha por las calles del pueblo. A la salida, primera variante, nos desviamos por un pequeño tramo de sendero muy bonito que nos evita un tramo de carretera y nos deja en el Canal del Villar.

El canal de El Villar, también conocido inicialmente como canal Transversal, entró en servicio en el año 1912, uniendo el Embalse de El Villar con el depósito superior del Nudo de Calerizas (Torrelaguna). Tiene un recorrido de 16,7 km y una capacidad de 8 m3/s. El origen de la construcción de este canal se debió a las turbias aguas que se presentaban en el suministro de agua a Madrid procedente del embalse de El Villar. Las aguas de este embalse se vertían al cauce del río Lozoya, para tomarlas aguas abajo en los azudes que las derivaban al canal de suministro a Madrid. Aunque las aguas salían claras de este embalse, en época de lluvias, los arroyos que desembocaban en este tramo del Lozoya traían aguas turbias y esa turbidez se trasmitía al agua que bajaba por el río. El canal toma las aguas desde dos torres de toma escalonadas situadas en el lado izquierdo del embalse que habían sido construidas con anterioridad formando parte del conjunto de desagües del mismo. A continuación atraviesa el río por un acueducto muy cercano al dique del embalse y sigue por la margen derecha del cauce manteniendo su altura. Hoy día este tramo queda situado unos metros por encima del nivel máximo que puede alcanzar el embalse de El Atazar, hasta llegar al pueblo de El Berrueco, transcurriendo en buena parte a cielo abierto, aunque con algún túnel y salvando los arroyos con acueductos, destacando por sus dimensiones el de La Alameda.

Vamos tomando los senderos que parten de la pista principal hacia la derecha. Alguno de ellos no tiene salida y tenemos que volver, como podemos, al camino marcado. Este tramo, muy divertido, es de lo mejor de la ruta. Tomamos la pequeña trialera de bajada a la presa del Villar. Algunos nos hacemos la foto de rigor en la presa con el acueducto de fondo, uno de los encuadres más bonitos de nuestras rutas.

Un pequeño tramo de carretera y tomamos una pista a la izquierda, en subida, donde el grupo se estira. Javi Sánchez se queda haciendo fotos. Seguimos hacia delante, pues éste ya nos adelantará, que va sobrado. Después de un rato, no aparece. Llegamos a Robledillo de la Jara.

Robledillo de la Jara está situado en las últimas estribaciones meridionales del Macizo de Ayllón, entre el río Lozoya y su afluente, El Riato. En él viven 99 habitantes, aumentando un poco su población, debido a su oferta de turismo rural, en algunas épocas del año. En Robledillo de la Jara, su plaza principal se llama Plaza de Televisión Española. Se debe a que en los inicios de TVE, un empleado de visita por el pueblo regalo una televisión a los vecinos. Gracias a esa televisión los vecinos se reunían a su alrededor para ver películas. Como muestra de agredicimiento se le puso el nombre de la cadena pública de televisión.

Javi no llega y ha pasado demasiado tiempo. Le llamamos pero no contesta al teléfono. Nos empezamos a preocupar, algo le ha pasado, esto no es normal. Flu, el buen samaritano, sale en su búsqueda, los demás esperamos en el pueblo. Al fin llega, ¿qué te ha pasado? Ni pinchazo, ni caída, ni avería, ni nada de lo que se pueda hacer estadística, ¿o sí? Y si se hiciera, ganaría siempre el mismo, Ángel.

Reanudamos la marcha, tomando la carretera de Puebla de la Sierra, hasta el Collado de la Fragüela, donde hay unas antenas que no están en el track, pero que la gente se empeña en subir. Bajamos por la pista entre pinares, al río de la Puebla. En la casa de la pesca comemos algo y nos hacemos la típica foto de grupo. Esta vez no hay bicicletas en el tejado, ni desaparecidas (no está “Zipi” Adolfo). ¿O sí que hubo y no la ví?

Continuamos por la pista que sube a El Atazar, sin pasar por este pueblo, y llegamos a la carretera para enseguida desviarnos a la izquierda por una pista del Canal (segunda variante del día). Hay carteles de prohibido el paso. Falta gente y no se les ve, algo ha pasado. Alejandro ha pinchado, quiero decir, su bici no él. La mitad del grupo decide esperar a los rezagados y no hacer la variante.

La pista del Canal está medio asfaltada y baja hasta los infiernos. Llegamos a la parte de abajo del dique de la presa de El Atazar. ¡Impresionante!

El embalse de El Atazar es el mayor de la Comunidad de Madrid: con una capacidad de 425,3 hm³, representa el 46 % del volumen embalsado de la región. Fue construido en 1972, siendo una de las obras más importantes de la dictadura de Francisco Franco. Es el quinto embalse en el sentido de la corriente que se encuentra el río Lozoya a su paso y pertenece a la red del Canal de Isabel II. El diseño de la presa supuso un auténtico alarde técnico en la época, ya que fue de las primeras construidas en España con una bóveda de doble curvatura. Este diseño de la presa tiene la particularidad de enviar las cargas, al igual que una bóveda arquitectónica, hacia sus extremos o estribos, que apoyan sobre la roca de sustrato. Esto permite construir la presa empleando una cantidad sensiblemente inferior de hormigón respecto a las de gravedad, cuya masa ha de soportar la presión del agua. No obstante esta elección ha sido cuestionada por expertos en el tema que hubieran considerado más acertada la construcción de una presa de gravedad dada la litología presente. La presa posee más de ocho kilómetros de galerías de inspección en su interior y en los cimientos y no fue hasta principios de la década de 1990 cuando se consiguió estabilizarla lo suficiente como para llegar a su llenado total. Hasta ese momento, nunca se había sobrepasado el 92 % de su capacidad. En el año 1972, al subir el nivel del embalse, se abrió una fisura en la presa a la cota 770 m que se trató desde la galería existente a dicha cota. Dado que el sistema de control de la estabilidad de la presa no proporcionaba más datos alarmantes, se estabilizó el nivel a 864 m, conservando 364 hm3. De haberse vaciado la presa, dada las aportaciones hidrológicas habidas los años siguientes, Madrid hubiera sufrido restricciones en el año 1981. Así pues y con esta cota se procedió a la reparación de la fisura por un procedimiento laborioso, que requirió, entre otras cosas, la intervención de buceadores trabajando a cerca de 100 metros de profundidad, y el uso de más de 88 000 kg de resinas. En el año 1988, este experto dictamino que el embalse podía utilizarse sin las restricciones que hasta entonces se habían venido aplicando,7​ pero finalmente se han seguido manteniendo hasta la fecha restricciones en la época invernal.

¡Impresionante! Las vistas del dique desde abajo son impresionantes. Nos hacemos una foto y tenemos que recuperar la altura perdida. La pista, en este tramo, tiene un asfalto inmejorable, lo que hace que las duras rampas sean bastante asumibles. Según subimos las vistas son espectaculares.

Llegamos de nuevo a la carretera, tras atravesar una valla del Canal. El resto del grupo nos está esperando en un mirador del embalse. Continuamos todos por la carretera para llegar al Poblado de El Atazar.

El pequeño poblado levantado en la década de los 60 para los numerosos trabajadores que desarrollaban las diferentes labores en la construcción de la Presa de El Atazar. Situado a 5 km del pueblo y con unas vistas increíbles al Rio Lozoya, en El Poblado llegaron a vivir hasta 100 familias. Ahora, esta zona está deshabitada y las instalaciones pertenecen a la Diócesis de Madrid, que las conserva para utilizarlas en campamentos de verano.

Esta vez no paramos en el mirador debido al frío viento. Nos reagrupamos en el poblado, donde Pepe tiene que hinchar su rueda trasera. Tras unas duras rampas, aunque cortas, tomamos un tramo muy divertido de la Senda del Genaro.

Hace más de diez años, el alcalde de El Berrueco, gran aficionado a todo lo que tuviera que ver con la historia de los arrieros que llevaban sus productos desde la Sierra Norte de Madrid hasta la capital y hasta Guadalajara, se propuso reutilizar alguno de aquellos caminos de arrieros y darle un contenido lúdico. Así que acompañado por chavales del pueblo empezó a marcar caminos utilizando un muñeco azul. Un día, uno de los jóvenes, un tanto harto de aquél trabajo exclamó “estoy hasta la coronilla de pintar genaros” y con Genaro se quedó el muñeco. Dentro de la Red de Sendas Verdes de la Comunidad de Madrid, la Senda del Genaro, con sus 61 km. de recorrido, se caracteriza por ser la que representa mayor longitud en su trayecto. Está clasificada como Senda de Gran Recorrido (GR 300) por la Federación Madrileña de Montañismo. Su trazado discurre en el entorno que rodea el embalse de El Atazar. La Senda se caracteriza por los valores etnográficos y ambientales que se aprecian a lo largo de la misma. De gran interés son: las construcciones hidraúlicas asociadas al suministro de agua desde el embalse, las vías pecuarias llenas de historia, los paisajes abruptos y llenos de contrastes cromáticos y una gran variedad de rocas, flora y fauna.

Tras el primer tramo de sendero, decido acompañar a Hugo, que tiene prisa, por carretera mientras el resto continúa por el track marcado. Hugo y yo paramos en el mirador del embalse para la foto y seguimos hasta coronar el puerto. Poco antes nos alcanza Javi Sánchez que lleva tras de sí a Gonzalo, Juan Carlos (Waka) y a Goyo, que han decidido acortar también. El tramo final lo hacemos siguiendo el track, pues es más corto que la carretera.

Una vez en El Berrueco, no tardan en llegar los que habían decidido completar el track, pues algunos estaban anclando todavía las bicicletas a los vehículos. Nos damos cuenta de que todos los bares de alrededor están cerrados. Nos metemos en el primer sitio que vemos abierto, donde bebimos unas cervezas y brindamos, como siempre, ¡Por las cosas de montar!

PD: El objetivo principal que he pretendido con esta crónica ha sido el de aprender algo sobre los lugares que visitamos en nuestras rutas dominicales y poder compartirlo con vosotros. Tenemos el privilegio de disfrutar de unos parajes increíbles en nuestra Sierra de Madrid y alrededores que a mí, al menos, me hace sobrellevar la semana con ilusión. Espero que os guste y si no, mis disculpas, pues no se me ocurría nada más original. Gracias por compartir los domingos conmigo y por aguantar mi mal genio. ¡Por las cosas de montar y por muchos años más pedaleando juntos!

(escrito por Víctor)


nº fotos/pág.

1/181


Salida desde el Berrueco


Salida desde el Berrueco


Salida desde el Berrueco


Llegando al Canal del Villar


Llegando al Canal del Villar


Llegando al Canal del Villar


Llegando al Canal del Villar


Llegando al Canal del Villar


Llegando al Canal del Villar


Llegando al Canal del Villar


nº fotos/pág.