Las Navas Puerta del Sol 16-12-2017

DATOS DE LA RUTA


HORA DE SALIDA: 08:00
HORA DE LLEGADA: 16:19
TIEMPO DE PEDALEO: 06:00
TIEMPO TOTAL EMPLEADO: 08:19
DISTANCIA RECORRIDA: 88.5 Kms.
SENTIDO DE REALIZACIÓN:

No hay descripción disponible para esta ruta
Ver mapa del recorrido realizado
Ver perfil del recorrido realizado
Ver informe IBP
Descargar track de GPS

ASISTENTES: (23)

 

pinchazopinchazopinchazo
Ver perfil del ciclista
Alfonso Barbero
caida
Ver perfil del ciclista
Antonio Segovia
pinchazocaida
Ver perfil del ciclista
Armando Esteban
caida
Ver perfil del ciclista
Arturo (Mahou)
Ver perfil del ciclista
Arturo B de Quirós
Ver perfil del ciclista
Carlos Guadaño
Ver perfil del ciclista
Chemi
caida
Ver perfil del ciclista
David Garcia Jimenez
Ver perfil del ciclista
David Pichi
Ver perfil del ciclista
Ivan Esteban
Ver perfil del ciclista
Javier Rosado
pinchazo
Ver perfil del ciclista
Jesús Antonio
Ver perfil del ciclista
Jesus Baena
pinchazo
Ver perfil del ciclista
José (Serafín)
Ver perfil del ciclista
José Luis Méndez
Ver perfil del ciclista
José Sánchez
Ver perfil del ciclista
Justo
caidapinchazo
Ver perfil del ciclista
Marcos Rosado
Ver perfil del ciclista
Maxi
Ver perfil del ciclista
Miguel (Molón Marciano)
pinchazo
Ver perfil del ciclista
Paco (Emeterio)
Ver perfil del ciclista
Pedro Esteban
Ver perfil del ciclista
Ramses

caídas en la ruta: (4)

pinchazos en la ruta: (8)

averías en la ruta: (1)

Sábado 16 de diciembre de 2017

“La conquista de Madrid”

Una ruta larga y magnífica se merece una crónica, al menos también, tan larga y tan magnífica. En la primera, en la ruta, se logró superar el reto y en la segunda, en la crónica se hará larga y resultará muchísimo más difícil, por no decir imposible de lograr, que sea magnífica, pero que no quede por intentarlo al igual que hice subido en la bicicleta. Vamos allá:

Después del eco de la primera edición (diciembre del 2016), a modo de prueba, y rememorando la historia…a la cual damos un repasillo…

El primer castellano que intenta tomar Madrid para Castilla fue el primer Conde Fernán González en el año 924. Pero el primer intento serio es de Ramiro II rey de León en el año 932, Gracián Ramírez que participa en esta incursión, encuentra una imagen de la Virgen en las afueras de Madrid en un atochar, donde existió desde antes de la ocupación musulmana una ermita dedicada a una imagen traída desde Antioquía en el año 51. 

 

Fernando I el Magno, rey de Castilla y de León entre los años 1037 y 1065 que expandió el reino hacía el sur, también intenta tomar Madrid. En el 1047 asoló Guadalajara, Uceda, Talamanca y Alcalá y parece que también llegó a Madrid, ciudad que no interesó demasiado al castellano en aquella ocasión.

Su segundo hijo, Alfonso VI el Bravo, fue uno de los reyes castellanos que más impulso dio a la Reconquista hacía el sur presionando a los taifas de Toledo, Badajoz y Sevilla. Hubo un primer intento de conquistar Madrid en 1071, haciendo numerosos prisioneros musulmanes. La tradición cuenta que en esta primera intentona el rey estaba acompañado por el Cid Campeador.

Entre 1083 y 1085 Alfonso VI toma definitivamente Madrid, la primera fecha fue el inicio de la campaña para la toma de Toledo y es posible que Madrid cayera conquistado en el año 1084, antes que Toledo, que fue conquistado en 1085.El asedio a la fortaleza musulmana fue feroz. 

 

933 años, 11 meses y 16 días después, otro grupo de Guerreros Eskaladores también castellanoleoneses se lanzan a la conquista de Madrid auspiciados por Molón Campeador, con unas armas muy diferentes a las del medievo. Sus máquinas de dos ruedas impulsadas por una fuerza muscular en ambas piernas que hace temblar al camino por el que pisan, y por el cual seguro no volverá a crecer la hierba.

Comienzan su andadura en tierras castellanas con 4 grados bajo cero convocados por su Alférez mayor (Maxi el alcalde) a las 07:45 h. para ver si con suerte logramos salir puntuales rodando a las 08:00 h. Pero Ivanhoe se encarga de frustrar esa buena intención por necesidades gastro-intestinales; por fin acude el Macanan y salimos rumbo al río Cofio. A las primeras de cambio en la tercera cuesta abajo el sonido de reventón delante de mí hace sospechar avería, es otro de los Macanan, Armando, al que su ímpetu rodador le hace saltar un radio de la rueda trasera, de tal suerte que, perfora la llanta y la cámara y así puede poner en práctica su habilidad con las herramientas que exhibió en los whatsapp el día previo a la salida, pero mucha foto y mucha herramienta y a la hora del arreglo “ná de ná”. Tuvo que acudir el otro Macanan en su ayuda, Peter, experimentado ingeniero bicicletero. Por cierto, éste Macanan preparó con precisión el trac de la ruta, nos llevó a todos por el camino correcto y perfecto para llegar al centro de España, gran gps donde los haya (grandiosa ruta Peter, sigue así, vas por el buen camino, nunca mejor dicho). Comienza el que sería el puerto de la jornada y con él también comienza el desentumecimiento de las piernas, parece que no, pero subimos la Hoya hasta La Ventolera con 2 kgs. más de lo habitual, al menos yo, cargado de mochila con agua, barritas, geles, avellanas, plátanos, nueces, higos, pasas, mandarinas, y seguro que no fui el único con un montón de tentempiés pues advertían del riesgo de pájara si no comíamos cada hora, cada media hora o cada 10 minutillos. Agradezco la dedicación, sobre todo en los tramos duros de subida, a cuidar de mi persona que realizaron tanto Emeterio como The Doctor y el Alférez. Por cierto, no he visto nunca al Doctor tan activo en fotografía en ninguna ruta debido a que, en ésta, tenía en vilo a toda su familia, que no daban tres reales por él, y debía de informar gráficamente a su parienta en cada hora de su ubicación (lo que se viene llamandoooooo… control conyugal, vamos).

Cuando coronamos la Ventolera corre el rumor entre el grupo, alentado por Arturo el Negro que en la Cruz Verde nos espera un almuerzo de chocolate calentito con churros, bajamos la vereda con el precipicio a la izquierda y con más vértigo que vergüenza (al menos yo) y aterrizamos en la explanada aparcamiento del sitio citado, donde efectivamente nos reciben de forma efusiva con abrazos, besos y arrumacos Chemi y Justo, quien nos tiene preparado un atillo escolar para cada uno con el almuerzo energético; nueces  y croissant de chocolate. Nos supo a gloria y nos repuso del frío que traíamos desde el amanecer (este apoyo nutricional ya no nos puede faltar, toma nota Justo Sauco). Aquí también se une a todos nosotros Jesús Baena, al cual no conocemos mucho más, qué pena. Abandonamos la furgo de Justo en la Cruz Verde y nos disponemos a subir Las Machotas, un aire medio vendaval, frío y traidor nos pilla por sorpresa y nos da un mal rato que obliga a un esfuerzo extra. Pasamos bordeando la montaña por una estrecha y técnica vereda para dar a la finca particular donde cometemos allanamiento de morada en busca del camino de la Silla de Felipe II. La temperatura nos da un respiro y dejamos atrás los bajo cero para adentrarnos en veredas menos extremas y más llanas camino de Valdemorillo. En un estrechamiento de la ruta Arturo el Trina se ensaña con mi rueda trasera y gracias a mi pericia sigo adelante mientras él, que no logra dominar su ciclo, cae rodando al suelo, se levanta raudo y veloz para quitar hierro al asunto, asevera no pasarle nada y seguimos. Pocos metros habíamos avanzado cuando en una bajada en camino ancho se enzarzan David Calores y Antonio Mogambo dando de nuevo los dos con los huesos en el suelo, otra vez sin consecuencias aparentes. Antonio debe beber el elixir de la eterna juventud, pues el tío está fuerte y se bate en duelo con los quinceañeros, si señor, no te rindas. Igual que nuestro querido José fotógrafo, fuerte como un roble, esta crónica va unida a un gran reportaje suyo (240 “retratauras”) pues la ocasión lo merecía, muy buenas fotos Jose. A tu mujer no la cabía el corazón en el puño la semana pasada, estaba asustada con la ruta, y para ti es un aperitivo, eres otro quinceañero en cuanto a fuerza en la bicicleta.

Llegada a Valdemorillo, punto intermedio de nuestra andadura, son ya las 11:45 h.(km.42), toca parada técnica para tomar barrita y realizar algún arreglo pues se suceden ya varios pinchazos. No dando tiempo ni a masticar el tentempié, reanudamos la marcha en busca de la segunda mitad, El Trina me va cantando distancia recorrida para animarme, km.45,5 bajando por la trialera de cal pasado Valdemorillo, enseguida llegamos al bautizado “Charco de Molón”, una tradición navideña más donde nos deleita con un remojado hasta los corvejones (se aporta reportaje videográfico del momento a través de las aplicaciones de mensajería). Marquitos siente envidia, también bebe del río y realiza un descubrimiento asombroso, “su móvil no sabe bucear” y aquí en este día termina la vida útil del aparato comunicativo.

Nos adentramos en terreno madrileño del mal llamado “alto standing” pues ese “estado o clase alta” es la talla de cada persona en su comportamiento hacia los demás, no la talla de la morada en que habitan conseguida algunas veces con actuaciones de escasa catadura moral… Llegando a este estado nos sorprende la última, corta y muy pronunciada subidita a Majadahonda, km.65, sobrepaso a mi compi Ivanhoe, lo cual me aporta confianza en que llevo buen camino para conseguir el reto. Recorremos parte de urbanización Las Lomas y al reponer agua en una fuente se despistan los chavales Carlos, David , Marquitos y Jesús Antonio pasando un buen susto al perderse entre tanto glamour palaciego, susto no los chicos, sino los demás ya, que son menores de edad, (menos mal que llevábamos la autorización escrita y firmada de sus padres con el consentimiento de emprender la reconquista de Madrid). Lanzamos en su busca una avanzadilla compuesta por Serafín tío, Molón Campeador y Alfonso Aritmete. Una vez recuperados y reincorporados al grupo, nos adentramos en la Casa de Campo donde comienzan una serie de hostilidades lanzadas por David Pichi, quien quiere vengar la afrenta del Doctor, que le sopló las orejas el pasado domingo y donde todos entran al trapo pues nos acercamos a la capital, nadie quiere entrar el último en Sol y además nos embriaga el aroma a calamares. Bordeamos el lago, llegamos a Madrid Río Manzanares, foto de rigor del grupo, cruzamos el río, no a nado precisamente y avistamos la Cuesta de la Vega y La Almudena. Antes de subir, aquí he de hacer otro inciso histórico:

Un hecho a destacar de la conquista de Madrid por el rey Alfonso VI es el hallazgo de la imagen de la Virgen de la Almudena. Alfonso VI había escuchado que los cristianos, antes de que los musulmanes tomasen Madrid, escondieron la imagen en un lienzo de la muralla para que no fuera profanada. Se organiza una procesión y al pasar por la Cuesta de la Vega se cae el lienzo de la Muralla y aparece la Virgen con dos velas encendidas.

 

De nuevo, 933 años después, la procesión de ciclistas formada por 23 cofrades supera con éxito la temida Cuesta de la Vega por afrontarla ya con 86 kms. acumulados; un hecho a destacar de ésta, nuestra conquista de Madrid es la imagen y estampa de un Serafín sobrepasado por múltiples compañeros en la Cuesta de la Vega. En este caso no necesitamos romper ningún trozo de muralla, para que Alfonso, esta vez Barbero de Aritmete, y no VI, escuchara esa canción “dale a tu cuerpo alegría Macarena” interpretada por el granSerafín para distraer al personal de que va con dos ruedas adormecidas… pero está claro, La Virgen nos asiste hasta el final de nuestra etapa ya que arribamos todos sanos, salvos y nuestras mujeres agradecidas.

 

Solamente nos queda encarar la Calle Mayor en dirección a Sol, que, al encontrarse totalmente despejada de coches, nos extraña, pero pronto nos familiarizamos, avanzamos toda la tropa y realizamos una entrada triunfal con llegada apoteósica, el público en ambas aceras entregado jaleando a los Eskaladores castellanos de Las Navas que han conquistado Madrid.

 

“Estoy entrenado Ramses, estoy entrenado”, me has guiado por la buena senda deportiva y ahí tienes los resultados conseguidos gracias al apoyo incondicional de mis segundos entrenadores, el sr. alcalde y el incrédulo Molón, que no apostaba ni un duro por mí, hasta que cambió el percal cuando me vio entrar el primero por la calle Mayor hasta la meta en Puerta del Sol.

Alegría y júbilo en la plaza nos anima siguiendo la tradición a comprar la lotería, fotos con la lotera , fotos de grupo, fotos de dos en dos o de tres en tres, dan fe del reto conseguido; ya solamente nos queda manteniendo la tradición ir en busca del apreciado bocata de calamares con una buena cerveza ( Javi esta vez te quedaste sin torreznos pero mereció la pena), y ¿dónde vamos ?, pues ningún sitio mejor que aquel donde el caballero Gracián Ramírez hace 1085 años situó la imagen de la Virgen, Atocha.

El árbol donde apoyamos todas nuestras bicis mientras merendamos es el lugar exacto donde estuvo la primitiva ermita de Atocha.

Una vez terminado el refrigerio preparamos las furgos y la logística para la vuelta a casa, los más en tren y luego coche y los menos con las furgonetas llenas de bicis, nos juntamos ya en el Saúco para la última cerveza y a casa.

Solo queda despedida, jornada para recordar muchos años, pues deben darse multitud de circunstancias positivas para volver a repetirla como climatología benévola, estupendos compañeros de ruta, finalización de todos sin incidentes graves, una ruta donde se olvidaron los kom y los segmentos y como apuntó al comienzo uno de los asistentes “que vamos todos juntos eeeh, todos juntos” Recuerdo especial para Víctor alcalde de Madrid, quien nos alienta a seguir con las crónicas y la aportación de datos a la página web, a todos sus colegas y recuerdo pues se echó de menos a todos nuestros colegas habituales, invitados e históricos que por unas causas u otras no pudieron acompañarnos este gran día.

Hace unos días me dijo una amiga: tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta de que solo tienes una, pues bien yo y alguno más de nosotros, estamos ya gastando la única que nos queda y es por eso que aprecias vivir días como el de este sábado rodeado de gente que sabe reír, que no es vanidosa, que defiende la dignidad y honradez, que no duda en ayudar, que no huye de la responsabilidad y está al lado de la verdad, gracias compañeros por dejarme pasar días como éste a vuestro lado.

 

 

(escrito por José Luis Méndez)


nº fotos/pág.

1/266


Hoya de Los Perales


Hoya de Los Perales


El Pimpollar


El Pimpollar


El Pimpollar


El Pimpollar


El Pimpollar


El Pimpollar


La Hoya


La Hoya


nº fotos/pág.