Mountain Bike Club de Campo

Página principal

Los ciclistas

¿Quiénes somos?

Ante todo somos un grupo de amigos con una afición común: la bicicleta de montaña, a la que estamos "enganchados" como si de una droga se tratara. Salimos todos los domingos del año, llueva, nieve o granice (aunque alguna vez no ha habido h.... manera y nos hemos quedado en casa). La mayoría vivimos en las urbanizaciones Club de Campo, Ciudalcampo (R.A.C.E.) y alrededores, pero cada vez hay más "adictos" que se apuntan a venir con nosotros y que se "enganchan". Las rutas que realizamos las podéis ver, casi todas, en esta web. Tenemos preferencia por la Sierra de Madrid y por los alrededores de Club de Campo y San Agustín del Guadalix, pero nuestra afición nos hace explorar otros sitios de la provincia de Madrid, Guadalajara e incluso Ávila, donde tenemos también otro grupo de ciclistas de Las Navas del Marqués con los que nos juntamos a menudo (ver página de Las Navas). Pedalear con un grupo numeroso (sin pasarse) es muy divertido, agradable y se acaba por hacer verdaderos amigos. Como se puede observar por nuestros "cuerpos serranos" no es que seamos unos atletas precisamente (bueno, José Luis sí que lo es) por lo que nuestras "marchas" son tranquilas (a veces demasiado y suena la música de Verano Azul) y cualquier persona que tenga, primero de todo, bicicleta, un poco de fondo físico y, sobre todo, mucha afición (¡lo peor son los madrugones!) puede ir cómodo en el grupo. ¡Apúntate!.

Víctor, el "webero"

Domingo 04 de Diciembre de 2016. De Patones de Abajo al Pontón de la Oliva y a la Presa de la Parra (vuelta por carretera debido a la lluvia)

Ver fotos de la ruta

UNA RUTA PASADA POR AGUA

Después de estar lloviendo toda la noche del sábado sin parar, cuando me lavanté para prepararme, mi mujer me dice:  Estás seguro de ir.???  Por supuesto, contesté. Y en buena hora. Yo que pensaba que si 

Cajines   es    a   Cajones

Cojines   es    a       X

Pues me importa 3X que llueva en Patones.  Pero la verdad es que la lluvia desmereció la ruta hasta el punto de que nos apuntamos 12 gladiabikers que al llegar a la presa nos dividimos en dos grupos, 8 tratarían de hacer la ruta tal como la marcaba el track y 4 nos dimos la vuelta para hacer un recorrido por el camino del canal, algo más corto y sin barro. Javi llevaba la rueda pinchada y cada poco tiempo tenía que parar para inflarla. Así que fué lo más acertado bajo nuestro punto de vista.

Después resulto que Miguel Angel, apareció con retraso y se hizo la ruta en solitario, coincidiendo con el resto del grupo ya en el bar. Todos calados de pies a cabeza, nos desquitamos con unos calditos bien calientes, tortilla de patata, chorizo y cervezas y más cervezas. No dimos tiempo más que suficiente para desquitarnos de la mojadura y nos lo pasamos de pinga.

Y como ha dicho Hugo que las crónicas entre semana han tienen que ser cortitas, pues aquí me quedo, que soy un tío solidario.

Un fuerte abrazo para todos. Angel. 

NOTA: Como fuimos cada uno por un lado voy a echarle un cable a Angelote y añadir lo del otro grupo. Después de separarnos del otro grupo subimos hasta el tramo de gr10, que lo bajamos todos como si fuéramos salmonetes. Porque era un arroyo en sí mismo, pero la verdad es que el agua corriendo había limpiado el barrillo con lo que se podía hacer sin más resbalones que los necesarios (si es que algún dia fueron necesarios).

Una vez abajo en el puente, subida y bajada por la pista-trialera hacia el mirador sobre el río. Allí en lo alto fué el único momento de respiro sin lluvia y desde ese punto bajada hacia la Presa de la Parra, de notar que el exceso de agua en la trialera la hacía imposible, con lo que nos descolgamos poco a poco y una vez reunidos hacia la presa, donde zampamos en tiempo record.

Continuamos por el tramo bajo junto al Lozoya y vuelta arriba por la pista hacia la carretera y el Cancho de la Cabeza. Ni rastro de las abejas, aunque José Luís tuvo problemas con su plato pequeño lo que le obligaba a usar desarrollos más agresivos, con lo Emilio (yo) se descolgó y le acompañó por la subida fácil más hacia la carretera (el exceso de agua era realmente molesto, guantes encharcados y calcetines por los que entraba el agua hasta dentro de las botas por impermeables que fueran estas). Una vez en la carretera todos confirmamos que en el bar se puede uno secar y vuelta al redil para todos y cada uno.

Lo mejor noticia fué que como nadie (ni siquiera Miguel Angel) ha podido hacer la ruta entera .... Habrá que repetirla.

(escrito por Ángel)

» Ver fotos de la ruta
» Ver descripción de la ruta

Contacta con Nosotros©2011 V. de Pablo