Mountain Bike Club de Campo

Página principal

Los ciclistas

¿Quiénes somos?

Ante todo somos un grupo de amigos con una afición común: la bicicleta de montaña, a la que estamos "enganchados" como si de una droga se tratara. Salimos todos los domingos del año, llueva, nieve o granice (aunque alguna vez no ha habido h.... manera y nos hemos quedado en casa). La mayoría vivimos en las urbanizaciones Club de Campo, Ciudalcampo (R.A.C.E.) y alrededores, pero cada vez hay más "adictos" que se apuntan a venir con nosotros y que se "enganchan". Las rutas que realizamos las podéis ver, casi todas, en esta web. Tenemos preferencia por la Sierra de Madrid y por los alrededores de Club de Campo y San Agustín del Guadalix, pero nuestra afición nos hace explorar otros sitios de la provincia de Madrid, Guadalajara e incluso Ávila, donde tenemos también otro grupo de ciclistas de Las Navas del Marqués con los que nos juntamos a menudo (ver página de Las Navas). Pedalear con un grupo numeroso (sin pasarse) es muy divertido, agradable y se acaba por hacer verdaderos amigos. Como se puede observar por nuestros "cuerpos serranos" no es que seamos unos atletas precisamente (bueno, José Luis sí que lo es) por lo que nuestras "marchas" son tranquilas (a veces demasiado y suena la música de Verano Azul) y cualquier persona que tenga, primero de todo, bicicleta, un poco de fondo físico y, sobre todo, mucha afición (¡lo peor son los madrugones!) puede ir cómodo en el grupo. ¡Apúntate!.

Víctor, el "webero"

Domingo 12 de Noviembre de 2017. Vuelta por el Valle de Iruelas. De El Tiemblo al Castañar y a Cabeza de la Parra, con vuelta por la Garganta de Hiruelas y el embalse del Burguillo.

Ver fotos de la ruta

     Una mañana de Abril del pasado 2016 despertaba a más de 80 km de mi humilde morada en el municipio de Las Navas del Marqués, donde me esperaban más de 50 ciclistas, y uno tras otro me estrecharían su mano para acompañarme a visitar El Puente Mocha y además de la magnífica mañana de mountainbike como invitado también en su tercer y cuarto tiempo seguiría como invitado frente a un hermoso chuletón del lugar (Ávila) de no menos de 1 kilo.  Ese día pensé que mi querido amigo Ignacio me ocultaba más de un secreto...

     Mi curiosidad me animó y me empujó a volver a otras rutas, ya no con esa gran afluencia.

     Ahora le dejo al cronista que continúe con su crónica, que más de media ruta me tuvo engañado en ello.

by Manuel Díaz

                                             

EL  TIEMBLO   "Un Valle de Sensaciones"

     Todo el viaje en compañía de Daire Street y con Víctor al volante, íbamos atravesando Madrid. Dejábamos atrás el último pueblo de esta comunidad, San Martín de Valdeiglesias y entrabamos con 30 minutos antes de la hora de inicio en El Tiemblo, pueblo abulense para ver re-desayunar a los Alcalditos de este grupo antes de comenzar a pedalear...

     El Ayuntamiento de El Tiemblo ha decidido hacer caja con un patrimonio que es de todos, cobrando tarifas desproporcionadas e injustificadas, bajo la excusa de un supuesto interés proteccionista en los meses otoñales.   Si alguien del consistorio está leyendo estas líneas, le animamos a retirar esta política recaudatoria, que no contribuye sino a animar a los visitantes a abandonar este precioso enclave en favor de otros lugares.

     En la salida del pueblo unos Conos y su cartel de CONTROL, invitaban a los coches a parar para dicho "atraco", a no ser que fueses Tembliense, claro.    La GoPro de Flu, también ahí fue atracada y secuestrada  y  esta vez no fui yo.

     Cada uno a su ritmo vamos subiendo por la pista, la dehesa arriba. Mi hermano Javi, hoy sin su sombra, intenté seguirle pero en el primer kilómetro me arrepentí. Aparece otra liebre, Gonzalo, y seguido por una flecha, Flu,  otros dos que van como motos (como sigáis así os vais a quedar sin amigos)  Adiosss!!  Me refugio un rato en Juan, charlamos cuatro palabras y en la quinta se va.  Ahora un torpedo, Marcos, intento hacerle foto y otro que desaparece...  Creo que el grupo ya no es lo que era (están todos fuertes, fuertes)

     La Garganta de La Yedra, con su escasez de agua y arropada por sus altos pinos poco a poco va dejando paso a algún que otro castaño, robles que comienzan a jalonar los bordes de la pista que nos llevaría hasta el Área recreativa de El Regajo.  Sobre su puente de madera entramos en "El bosque mágico de los Cuentos" EL CASTAÑAR .

     Cuando uno rememora los cuentos de hadas, las historias que de pequeño solía escucharlas de boca de nuestros padres, o de nuestros abuelos, siempre nos viene a la memoria el escenario en el que se desarrollaban en nuestra imaginación. Un bosque sombrío, húmedo y lleno de grandes árboles, llenaba de misterio y curiosidad las peripecias de Pulgarcito, de Hensel y Gretel, de la Bella Durmiente o de Caperucita Roja.  Estos bosques, cuando uno se hace mayor, dejan de existir en nuestra imaginación y parece que se esfuman de nuestra conciencia como un azucarillo en el café.  Parajes como el de esta ruta, El Castañar de El Tiemblo, nos ayudan a recordar que estos bosques todavía existen, y que tienen una capacidad de sugerencia y evocación suficiente para imaginar el desarrollo de mil y una historias, a cual más fantástica y atrayente, que cada uno de los quince soñadores en este domingo entrabamos en ellas.  Pero hay que reconocer que este sueño cuando más colorido tiene es en Otoño que despliega toda su fuerza, especialmente por el contraste cromático de los castaños con los sotos de robles, servales, acebos y pinos de la zona.   Entre todos ellos El Abuelo que con sus 800 años nos haría de fondo para la popular foto de grupo.

     Al pasar por el puente anclado despertaríamos de éste sueño y volveríamos a la cruda realidad que, de los 1000 mt. alcanzados hasta el castañar, subiremos hasta los 1600 mt. de altura máxima de Cabeza de La Parra.

     Otro sueño convertido en pesadilla lo sufría el amigo Goyo, en este duro ascenso, que según movía esas bielas se podía también oír el crujir de sus rodillas.  Y como en este grupo existe y abunda el compañerismo, pues siete deciden cuidar y arropar a éste buen amigo en La Majada del Espino, mientras los otros siete suben a visitar El Santuario en Honor a San Antonio de Padua  (Cabeza de La Parra)  para luego en descenso a toda velocidad quemar pastillas sin piedad...

     Bajo la mirada de unos buitres leonados y reunidos todos de nuevo en El Collado del Espino, nos dejamos caer por la pista paralela a La Garganta de Iruelas que carecía de agua debido a la escasez de lluvias y no era menos triste la imagen de La Presa del Burguillo.

     La parte más divertida de la ruta, aún quedaba por llegar.  El sendero que bordea La Presa del charco del Cura.  Excepto para mi hermanito Javi, que me comentó que se lo hizo sin dar pedales, pues el eje de pedalier no le funcionaba. ¿ Y solo con el impulso le llevó has El Tiemblo?  Otro que oculta secretos...

 

Agradecimientos:

Esta ruta no habría podido llevarse a cabo sin la colaboración del Excelentísimo cascarrabias Alcalde de este grupo Sr. De Pablo, a quien agradezco su inestimable trabajo en la Web de este grupo.

He de señalar el interés, y el apoyo incondicional de los Sres. Ibarrola, Ventura, Verdes, Sánchez, Iglesias y Rossi  por sus reportajes video-fotográficos que cada día se superan.

 Por último, y no por ello menos importante, mi gratitud a todos los que de una u otra manera hoy me habéis soportado, animado, apoyado y ayudado Sres. Álvarez, Castaño, Chifón, Delgado, Díaz, González y Waka  haciendo posible que en esta ruta de sueño encantado se haya convertido en realidad.

     Una vez más gracias a todos, incluso a los ausentes de hoy  por hacer que los Domingos sean una de las razones más importantes en mi vida!!      

 

(escrito por Adolfo)

» Ver fotos de la ruta
» Ver descripción de la ruta

Contacta con Nosotros©2011 V. de Pablo