Mountain Bike Club de Campo

Página principal

Los ciclistas

¿Quiénes somos?

Ante todo somos un grupo de amigos con una afición común: la bicicleta de montaña, a la que estamos "enganchados" como si de una droga se tratara. Salimos todos los domingos del año, llueva, nieve o granice (aunque alguna vez no ha habido h.... manera y nos hemos quedado en casa). La mayoría vivimos en las urbanizaciones Club de Campo, Ciudalcampo (R.A.C.E.) y alrededores, pero cada vez hay más "adictos" que se apuntan a venir con nosotros y que se "enganchan". Las rutas que realizamos las podéis ver, casi todas, en esta web. Tenemos preferencia por la Sierra de Madrid y por los alrededores de Club de Campo y San Agustín del Guadalix, pero nuestra afición nos hace explorar otros sitios de la provincia de Madrid, Guadalajara e incluso Ávila, donde tenemos también otro grupo de ciclistas de Las Navas del Marqués con los que nos juntamos a menudo (ver página de Las Navas). Pedalear con un grupo numeroso (sin pasarse) es muy divertido, agradable y se acaba por hacer verdaderos amigos. Como se puede observar por nuestros "cuerpos serranos" no es que seamos unos atletas precisamente (bueno, José Luis sí que lo es) por lo que nuestras "marchas" son tranquilas (a veces demasiado y suena la música de Verano Azul) y cualquier persona que tenga, primero de todo, bicicleta, un poco de fondo físico y, sobre todo, mucha afición (¡lo peor son los madrugones!) puede ir cómodo en el grupo. ¡Apúntate!.

Víctor, el "webero"

Domingo 16 de Abril de 2017. De Alpedrete de la Sierra al cerro de la Torrecilla

Ver fotos de la ruta

         Jesús y sus doce apóstoles.

 

            La verdad es que no tenía claro como titular la crónica de hoy.

Podría haber sido “Domingo de resurrección”, “El calvario”, “La santísima trinidad”, en fin, creo que alternativas tenía.

            Sin mas prolegómenos y después de la crónica de Emilio que me precede, voy a tratar de ser breve y conciso.Tras un paron de casi seis meses sin acudir a la cita dominical, Jesús se da cuenta de que Dios existe.Paso a contaros.Cuco de el, después de comprobar que me habia apuntado a la ruta, como no creia en los milagros, llama a Victor diciendo eso de “no me esperéis, me he perdido, no llego, otra vez será”, para a continuación preguntar “Víctor , ¿ha llegado el Catalán?

Primer milagro, le libro de la crónica.

Segundo milagro , el señor Aguirreche , tras mucho hacerse de rogar , también hace aparición.No ha comenzado la ruta y el día empieza a prometer.

Jesús, que todavía no da crédito a quedar libre de la penitencia de escribir el relato de los acontecimientos acaecidos el día de autos,, nos invita telefónicamente, a que cual sus doce discípulos, nos reunamos con el a mitad de camino.

Sin más, ahora si, comenzamos a pedalear.Unos más, otros menos.Tras mucho hablar sobre grados de asistencia, autonomías y demás prestaciones múltiples varias, y la progresiva necesidad de ser beneficiarios de dichas ventajas, la montura de nuestro queridísimo Ángel, invita a don Javier Ignacio a probar esa maravilla de la tecnología.

Ese aparato del diablo, había decidido de motu propio, dejar de asistir a su jinete.

Que humillación, que desasosiego,que impotencia.Hay que ver a ese hombre, que casi de forma sobrehumana, pedaleaba y dejaba atrás a cualquiera que intentase seguirle sobre este artefacto de casi 30 kilos de peso.¿Tercer milagro?, nunca lo sabremos.

Coronamos Torrecillas, reagrupamiento y ahora es el sr. Sánchez, el que consigue cual exorcista, resucitar la montura maldita.

Son  los corazones de Emilio,Flu y don Ignacio los que faltos de algo mas de adrenalina, deciden abandonar el grupo y despeñarse ladera abajo cual almas en pena.

El resto y sin apenas dar comienzo el descenso, llega al encuentro de Jesus.Nunca he creído ver en el esa expresión de felicidad al comprobar que si, que era yo, que le libraba de la crónica.

Trepidante descenso,la ruta es corta y el tercer tiempo promete.Estamos en época de torrijas y es así que casi sin darnos cuenta, nos encontramos degustando unas ricas viandas acompañadas de unas fresquitas cervezas.Es asi como el calvario de las rutas de los domingos, hacen resucitar en cada uno de nosotros las santisima trinidad al contemplar los voluptuosos pechos de la camarera de Alpedrete de la Sierra.

Mañanita esplendida y s esplendida la compañía.

Deseando llegue Moncalvillo se despide de ustedes, un ferviente admirador.

 

Pd.:No recuerdo bien, pero creo que hubo un cuarto tiempo en Patones.

¿Cuarto milagro? No lo creo. ¿Deshidratación?

(escrito por Antonio Catalán)

» Ver fotos de la ruta
» Ver descripción de la ruta

Contacta con Nosotros©2011 V. de Pablo